El duelo psicológico en niños y adolescentes

El duelo psicológico por la muerte de un familiar, es un proceso de reacción normal por el que pasamos tanto adultos como niños y adolescentes. Este se caracteriza por pasar por una serie de fases que van desde la negación, pasando por la rabia o ira, hasta la resignación y posterior aceptación de la muerte del ser querido.

En el caso de los adolescentes, los síntomas pueden ser similares a los que presentan los adultos : llanto, tristeza, bajo estado de ánimo e irritabilidad. En esta etapa, los menores tienen capacidad para relacionar su estado de ánimo con la situación de pérdida familiar, aunque habrá casos en los que simplemente experimenten sentimientos sin saber a qué se debe exactamente.

En niños pequeños, detectar un proceso de duelo psicológico se hace más complicado. Generalmente estos presentan cambios repentinos de humor, irritabilidad, ira y agresividad en lugar síntomas más característicos como el llanto o la apatía.

Además, los niños de edades inferiores no poseen la capacidad cognitiva cognitiva suficiente para poder “nombrar” o “etiquetar” sentimientos o estados emocionales, con lo cual nos corresponde a los adultos observar el comportamiento de estos para ofrecerles ayuda en el caso de que sea necesario.

La terapia psicológica de duelo en niños y adolescentes, va principalmente dirigida a aceptar y recolocar la figura de la persona fallecida de manera que el/la menor pueda integrarlo en su esquema personal y le permita continuar viviendo sin temor ni ansiedad por ello.

Para conseguir que estos superen el duelo por muerte de algún familiar, se emplean técnicas expresivas o proyectivas representadas mediante dibujos o historias. Estas permiten que el niño/a se exprese sin censura, tal y como desearía que fuesen las cosas, representando al completo su mundo interno e impidiendo que quede atrapado en el subconsciente y pueda provocar alteraciones en la vida adulta.

Duelo en niños y adolescentes

💡 Algunos consejos para padres con niños que estén pasando por algún proceso de duelo psicológico son los siguientes:

1. Permítele expresarse: Expresar emociones en algunas familias es signo de debilidad tendiendo a reprimirse de manera inconsciente. Debemos transmitir a los niños que las emociones son adaptativas y que cumplen una función amortiguadora, por lo que no castigaremos cualquier respuesta que vaya orientada a la expresión.

2. Crea momentos para el diálogo:  Los niños conocen perfectamente qué personas son mas adecuadas para establecer conversaciones de confianza, de manera que nos toca propiciar momentos donde estos se sientan cómodos para hablar acerca de la pérdida familiar siempre que lo necesiten.

3. Necesidad de representar a la figura fallecida: En ocasiones, los niños que sufren la pérdida de algún familiar reclaman la presencia de objetos que recuerdan a la persona fallecida o detalles que han sido obsequiados por este/a. Esto irá en función de la demanda de cada niño, por lo que si éste/a lo pide, iremos facilitándolo en la medida de lo posible.

4. Recrea recuerdos positivos: El poder revivir recuerdos donde aparezca la figura desaparecida, como por ejemplo contando historias o anécdotas, viendo fotos y vídeos, etc. Permitirá que el/la menor sintonice con un estado emocional positivo que le permitirá fomentar la presencia de recuerdos agradables, recreando a su vez la figura del familiar fallecido y mejorando su estado de ánimo.

5. Si los síntomas se prolongan, busca ayuda de un/una profesional: Como hemos comentado, el duelo es una respuesta normal en los seres humanos (tanto adultos como niños). Cada caso es particular, dependiendo de la figura de referencia fallecida, la unión del menor con éste/a, el papel que cumplía en el núcleo familiar y la forma de la pérdida (accidente, muerte natural, enfermedad, etc). La elaboración del duelo es un proceso único que en el caso de que se exceda en el tiempo y en la manifestación de los síntomas deberá ser tratado por un/una profesional especializado en el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *