Dislalias

¿Qué son las dislalias? La dislalia es la dificultad que tiene el niño o el adulto para pronunciar determinados sonidos o fonemas. Puede ocurrir que se altere el sonido original o bien que se sustituya un sonido por otro. En los casos en los que la persona tiene dislalia se descarta que exista previamente ninguna alteración del sistema nervioso central.

Clasificación de las dislalias

 Según el origen que tengan se pueden clasificar en los siguientes tipos:

Evolutiva o fisiológica: Este tipo de dislalia es aquella en la que existe una alteración en la evolución de la madurez cerebral del niño o del aparato fonoarticulador.

Audiógena: Aquí la causa sería una deficiencia auditiva que provocaría al no oír bien se traduciría en una mala articulación de los fonemas.

Orgánica:Cuando ocurre una alteración en algún lugar localizado estamos hablando de un problema orgánico. Puede ocurrir que la estructura que esté dañada sea a nivel de Sistema Nervioso Central, en éste caso se llamarían Disartrias y afectan fundamentalmente al sistema motor de los órganos fonatorios (voca, lengua…). Por otro lado cuando la dislalia se debe a una malformación de los órganos del habla estaríamos hablando de Disglosias.

Funcional: Cuando el niño no utiliza correctamente los órganos del aparato fonador estaríamos hablando de una Dislalia funcional. Éste es el tipo más frecuente de dislalia y sus causas son las siguientes:

a). Fallos en el control de la psicomotricidad fina.

b). Problemas en la discriminación auditiva.

c). Déficit en la estimulación lingüística en edades tempranas (ambientes con deprivación estimular).

d). Causas psicológicas (traumas, inseguridad infantil, miedos…).

Errores que pueden cometerse en el habla

SUSTITUCIÓN: Cuando un sonido es reemplazado por otro ( P.ej. cado por carro)

DISTORSIÓN: Se deforma el sonido original pero se transforma en uno similar a éste.

OMISIÓN: No se pronuncian aquellos sonidos que son difíciles para el niño. (P.ej. fante por elefante)

INSERCIÓN: El niño introduce un sonido para ayudarse a pronunciar otro que le resulta más dificultoso. ( P.ej. palato por plato)

Consecuencias de la Dislalia           

A nivel escolar, estos niños suelen tener problemas en lectoescritura. Las dificultades iniciales en la pronunciación, si no se intervienen a tiempo pueden transformarse en dificultades posteriores en el aprendizaje. Además, cuando los niños con problemas de Dislalia comienzan a tomar conciencia del problema que presentan,  pueden llegar a tener consecuencias negativas en el desempeño académico, apareciendo problemas para concentrarse en las tareas escolares.

Por otro lado, en el plano social estos niños pueden sufrir inseguridad llegando a mostrarse como niños inhibidos, retraídos ya que pueden temer el rechazo por parte de sus iguales.  En el aula, los niños que presentan ésta anomalía pueden ser objetos de burlas, lo cual actúa como motivo para que el niño se sienta inseguro de forma que se cohibirá a la hora de relacionarse con el resto de compañeros.

¿Cuál es su forma de intervención?       

Como en cualquier problemática infantil lo primordial del tratamiento de las dislalias infantiles es la detección precoz.  Desde el centro escolar obtendremos información por parte del profesor/ tutor para poder intervenir cuanto antes estas anomalías. La persona indicada para tratar las dislalias es el Logopeda. Por nuestra parte algunas de las pautas que podemos usar si nuestro hijo/a posee una dislalia son:

 Ofrecer a nuestro hijo un modelo adecuado de pronunciación. Entonar de forma normal y hablarle de forma clara.

–  Favorecer el diálogo mediante conversaciones que sean interesantes para él (juegos, series de dibujos animados, deportes, etc.)

–   Evitar cortes en la comunicación, esto puede hacer que el niño se retraiga.

–   No forzar la correcta pronunciación de los fonemas.

–   Corregir de una manera indirecta.

–   Apoyar, dar confianza para que sepa que lo que va a decir es importante y que será escuchado.

–   Reforzar cada progreso que haga, esto fortalecerá los pasos sucesivos y hará que nuestro hijo/a gane confianza para intervenciones futuras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.