Otros trastornos del aprendizaje

   En el apartado anterior hemos hablado de un trastorno del aprendizaje muy común como es el trastorno de la lectura también llamado dislexia. Además de éste existen varios trastornos más del aprendizaje de los cuales vamos a hablar a continuación.

A) DISCALCULIA

La discalculia es lo que se conoce como un trastorno del aprendizaje que afecta al cálculo numérico. Consiste en una dificultad en el proceso del aprendizaje del cálculo en niños y en la incapacidad de manejar símbolos aritméticos que se da en alumnos con una inteligencia normal. Respecto al fracaso en el aprendizaje de las matemáticas pueden ocurrir de dos tipos:

1. dificultades en el razonamiento matemático
2. dificultades en el significado de los números y las operaciones

ERRORES COMUNES EN LA DISCALCULIA

A) En los números: Durante el dictado se duda y no se identifica correctamente el número, también se confunden unos números por otros. 7-4, 6-9. También se duda en los números que tienen similitud a la hora de pronunciarse: diez-cien, dos-doce, doce-trece. La inversión de números es muy habitual en los niños de 5 o 6 años cuando están aprendiendo a escribir, lo cual no quiere decir que presenten discalculia.

B) En las seriaciones: Repetición de números en la serie: 10,11,12,12,13,14; Omisión de números dentro de las series: 7,8,10,11; alteración del orden lógico de la serie: 10,12,14,15,16,17.

C) En las operaciones: Inicio de las operaciones de izquierda a derecha en lugar de derecha a izquierda, omitir algún paso durante la operación, confusiones en los signos de las operaciones, por ejemplo confundir + por x .

POSIBLES CAUSAS DE LA DISCALCULIA

     Hay varias causas que explican la discalculia, por lo que no puede darse una única explicación. El origen puede ir desde una lesión cerebral, hasta aparición tardía del lenguaje, retraso intelectual, déficit verbal, alteraciones en psicomotricidad, etc. Según algunos estudios, en la escuela hasta un 6% de los alumnos presentan dicho trastorno, lo cual no debe pasar desapercibido. 
     Los trastornos del aprendizaje no son fáciles de detectar, por lo que debemos estar atentos al funcionamiento del niño en relación a su grupo de edad, por lo que mediante la observación de éste tendremos en cuenta si vemos alguna alteración fuera de lo común para poder informarlo a un profesional que nos ayude para tratarlo a tiempo.
    Las primeras pistas que nos pueden apuntar hacia un trastorno del cálculo son cuando el niño/a está finalizando el primer ciclo escolar,  que es cuando empieza a cometer fallos en la escritura de números, la seriación y en la clasificación numérica. Cuando el niño va avanzando hacia ciclos superiores nos daremos cuenta porque no puede resolver problemas aritméticos simples. 

¿Cómo tratar la discalculia?

     El tratamiento en los niños con discalculia suele ser de tipo individual. Se realizan ejercicios matemáticos que predispongan al niño/a al razonamiento y a la búsqueda activa de soluciones aritméticas. Las actividades las realizará con el tutor, o maestro de educación especial y con la familia en su propia casa. Se debe dotar al niño de estrategias y de tiempo suficiente para que realice las tareas aritméticas ya que a menudo las dificultades estriban en que los niños no comprenden bien los problemas de matemáticas. 
Es importante a la hora de hacer problemas matemáticos, que estén relacionados con problemas de la vida cotidiana para que así asocien y reflexionen sobre cuestiones que pueden comprender con mayor facilidad. Debemos saber en todo momento que éstos niños necesitan un tiempo “extra” en la realización de ejercicios, por eso es muy importante la repetición y por supuesto nuestra dedicación y paciencia. 
      Existen numerosas estrategias educativas para emplear con los niños con dificultades de aprendizaje, pero es fundamental adaptarse al estilo del niño así como a su ritmo de aprendizaje y evolución temporal. 

ACTIVIDADES QUE PUEDEN MEJORAR LA DISCALCULIA

Lateralidad: El concepto de lateralidad se refiere al conocimiento por parte del niño del hemiespacio derecho y al izquierdo. Aquí te proponemos algunos juegos sencillos que ayudan a mejorar la lateralidad en niños pequeños.

Ejercicios para trabajar en casa
Bibliografía y webs de interés

– http://www.psicodiagnosis.es/areaclinica/trastornosenelambitoescolar/trastornodelcalculodiscalculia/index.php
– http://www.discalculia.es/discalculia/Inicio.html– http://www.fnc.org.ar/discalculia.htm
 Meneghello J. (2000). Psicologia de las dificultades del aprendizaje escolar: Introducción a la educación especial.    Editorial Panamericana.

B) TRASTORNO DE LA EXPRESIÓN ESCRITA
     El trastorno de la expresión escrita es una habilidad para la escritura que se considera por debajo de lo normal de lo esperado para la edad cronológica del niño, el nivel de escolarización y el cociente intelectual.

Este trastorno provoca una interferencia en los resultados académicos del niño y en el rendimiento de las actividades cotidianas que requieren de escritura. Cuando existe detrás un trastorno neurológico el funcionamiento es aun más limitado si cabe. Los errores que muestran éstos niños son errores en la expresión escrita, en la organización de párrafos, elaboración de frases, errores múltiples de ortografía junto a una caligrafía deficitaria. Cuando los errores se limitan a la grafía en ausencia de fallos en la expresión escrita no hablaríamos de trastorno de la expresión escrita.

Podemos advertir que nuestro hijo/a tiene éste trastorno una vez que ha superado aproximadamente el primer curso de primaria que es cuando se imparte la enseñanza de la escritura en la mayoría de centros escolares. Éste trastorno pocas veces continúa en la vida adulta, y actualmente se sabe poco sobre su pronóstico.

¿CÓMO INTERVENIR ?

     Para poder trabajar adecuadamente deberemos conocer las variables personales y contextuales del niño/a. Durante la intervención es fundamental que se haga un diagnóstico acertado, que delimite cuál es el problema que presenta, para poder diseñar un tratamiento que se ajuste al trastorno. Posteriormente se emplearán ayudas externas que permitan avanzar al niño de forma moderada, superando cada escalón paso a paso.
     
    La intervención que se hace con éstos niños es a nivel individual y específica, aunque hay aspectos comunes a todos ellos:

  1. Trabajar la planificación escrita: El niño puede tener problemas en la organización de la información, de forma que si no tiene recursos suficientes nosotros se los proporcionaremos para que consiga expresarse de forma escrita. Al principio le ayudaremos dotándole de guías de pensamiento para que ponga en orden las ideas que va a escribir. Para ello le pediremos que escriba en papel las ideas que tiene sobre la historia que va a desarrollar. Cada idea será escrita en un folio distinto a modo de tarjetas, las desordenaremos y le ayudaremos a que construya finalmente la historia para que tenga sentido.
  2. Recuperación de procesos sintácticos: En muchas ocasiones éstos niños tienen dificultades a la hora de escribir frases correctas y con sentido completo. Para casos en los que les sea muy difícil construir frases, comenzaremos por enseñarle a que haga oraciones simples, que tan solo consten de sujeto y predicado. Posteriormente les ayudaremos para que vayan ampliando los elementos sintácticos hasta conseguir escribir frases complejas. 
  3. Recuperación de procesos léxicos: Muchos niños tienen problemas para acceder al léxico y cometen faltas de ortografía ya que escriben mediante reglas de conversión grafema- fonema. Para mejorar ésto realizaremos ejercicios de emparejamiento dibujo-palabra y copia entre otros. 
  4. Práctica motora: En numerosas ocasiones es común encontrar en éstos niños problemas en los patrones motores. Para ello se recomienda repetir los movimientos de escritura varias veces hasta que el sujeto llegue a automatizarlos. También se utilizan ejercicios de punteado, recortar y pegar, seguir con el dedo el recorrido de las letras entre otros.

FICHAS PARA MEJORAR LA EXPRESIÓN ESCRITA

    Aquí tenéis un ejemplo de ejercicio para trabajar en casa o en clase, con el que se pretende mejorar la expresión escrita. Consiste en dar una idea inicial para la escritura de un texto para ver cómo continúa. Ayudaremos a estructuras las ideas antes de escribirlas diciéndole al niño/a que toda historia tiene un comienzo, una parte intermedia donde se explica lo que ocurre en la historia, y un final.
Bibliografía
Bagués, M (1989). Juegos previos a la lecto-escritura. Barcelona.CEAC
-Jiménez, Juan E Y Artilles, C (1989) . Como prevenir y corregir las dificultades en el aprendizaje de la lectoescritura. Madrid. Síntesis.
– Gonzalez-piendo, Jaun a Y Nuñez, Jose C (1998). Dificultades de aprendizaje escolar. Pirámide.
– Salvador-mata, F (2000).Como prevenir las dificultades en la expresión escrita. Málaga. Aljibe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *