Trastorno de Déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

El Trastorno de Déficit de Atención es un trastorno se define como “un trastorno universal de inhibición, atención y autocontrol que se observa en todos los países y culturas”. El diagnóstico del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad contempla 4 subtipos según el predominio de la sintomatología del niño durante los últimos 6 meses:

Tipo predominio déficit de atención: No prestar atención a los detalles, descuidar las tareas escolares, dificultades para mantener la atención en las actividades lúdicas o escolares, parece no escuchar, no sigue instrucciones adecuadamente, evita o se disgusta ante tareas que requieren esfuerzo mental sostenido, a menudo extravía objetos necesarios para tareas o actividades, de distrae con estímulos irrelevantes, a menudo es descuidado en las tareas diarias.Tipo predominio hiperactivo-impusivo: HIPERACTIVIDAD: Se mueve en exceso en situaciones que son sedentarias, constante movimiento de brazos y pies, corre o salta en situaciones inapropiadas, se levanta constantemente de su asiento en clase, dificultades para jugar tranquilamente o dedicarse a actividades de ocio, habla en exceso, a menudo actúa “como si tuviera un motor”.
IMPULSIVIDAD: Precipita respuestas antes que se le pregunte, dificultades para guardar turno, interrumpir o entrometerse en actividades que realizan otros.

Tipo combinado: Síntomas de los dos anteriores. Cumple los criterios para ambos tipos.

(*) Algunos síntomas deben estar presentes antes de los 7 años de edad. Las alteraciones suelen presentarse en 2 o más ambientes. La duración de los síntomas debe ser al menos de 6 meses.

¿ Cual es el origen del TDAH?     Las posibles causas del TDAH son actualmente objeto de investigación. La hipótesis que predomina es la de un déficit en el funcionamiento cortical, alteraciones bioquímicas y anatómicas, junto con diversos factores genéticos. A pesar de ésto, es difícil determinar una única causa que explique éste trastorno, por lo que se opta por definirlo desde múltiples causas.Características principales

– Heterogeneidad conductual
– Variación de síntomas
– Etiología multifactorial
– Naturaleza crónica

¿Cómo podemos detectar la presencia de un TDAH?

     La evaluación de un TDAH se apoya en diversas áreas del niño: estado clínico, nivel intelectual y rendimiento académico, factores biológicos, condiciones sociales y familiares e influencia del marco escolar. Para ello la evaluación se nutre de diversas fuentes: información proporcionada por terceras personas o adultos significativos, informes del propio niño y observaciones que hacen otros sobre la conducta del niño en su medio natural.

Imagen

TRATAMIENTOS ACTUALES PARA EL TDAHLos tratamientos que predominan para el TDAH son los tratamientos psicológicos y farmacológicos. Cuando hablamos de medicación, los fármacos estimulantes son los más empleados. En concreto la dextroanfetamina, la premolina pero sobre todo el metilfenidato. Los estudios actuales demuestran que el metilfenidato tiene una eficacia que oscila entre 70-80%.      A pesar de que los fármacos sean muy usados para el tratamiento de éste trastorno, también se ha demostrado que los efectos se aprecian a corto plazo actuando sobre todo en los síntomas motores. Pueden tener efectos secundarios sobre el rendimiento académico, ya que disminuye el funcionamiento cognitivo. 
Por eso hoy en día priman los tratamientos cognitivos-conductuales y sobre todo las técnicas operantes o conductuales. Los programas de entrenamiento para padres, el entrenamiento en autoinstrucciones y la terapia de solución de problemas son algunos de las técnicas más empleadas dentro del tratamiento psicológico.


ALGUNAS TÉCNICAS EMPLEADAS EN TDAHA) Entrenamiento en autoinstrucciones (Meichenbaum)     Las autoinstrucciones son órdenes que la persona consigue darse el niño a sí mismo/a. El entrenamiento en autoinstrucciones es una técnica cognitiva muy empleada en TDAH ya que en muchas ocasiones el niño/a tiene problemas para secuenciar las conductas ante las cuales ha aprendido a responder impulsivamente. Lo que pretendemos es que interiorice los pequeños pasos en los que consiste cualquier comportamiento y a la vez se autorrefuerce por ellos. Al modificar las autoverbalizaciones que realiza , estaremos cambiando la forma de actuar por otras más adecuadas. También conseguiremos que el pensamiento vaya más lento, guiando la actuación haciéndola más competente. 

PASOS (Ejemplo: Permanecer sentado estudiando solo)

1. Modelado: La persona que va a enseñar la técnica al niño debe realizar la conducta que queremos que aprenda a la misma vez que va hablando en voz alta sobre los pasos que está realizando. El niño atiende al comportamiento del adulto y va interiorizándolo. Ejemplo: ¿Ves Luis? Me siento en la silla, cojo el libro que tengo que estudiar, empiezo a leer en voz alta y lo repito varias veces hasta que me lo he aprendido.

2. Guia externa en voz alta: El padre o madre va dando instrucciones sobre cómo realizar la conducta mientras que el niño/a la realiza. Refuerzo por parte del adulto. Ejemplo: Muy bien Luis, primero nos sentamos en la silla, luego coges el libro que vas a estudiar… (reforzando cada paso)

3. Autoinstrucciones en voz alta: Aquí es el propio niño/a el que mediante su voz va diciendo los pasos que tiene que seguir a la misma vez que realiza la conducta. El adulto va orientándolo y reforzándolo. Ejemplo: Me siento tranquilo en la silla, lo estoy haciendo muy bien, cojo el libro que me toca estudiar…

4. Autoinstrucciones en voz baja: El niño/a va susurrando los pasos que debe dar a la vez que va actuando. No nos olvidamos de reforzar cada paso que de.
 
5. Autoinstrucciones encubiertas (mentalmente): Aquí el niño debe conseguir actuar guiándose por pasos que tendrá interiorizados mentalmente. A la vez el padre/madre irá orientando y reforzando cada paso que de correctamente.

B) Terapia de solución de problemas (D’Zurilla y Goldfried)     La terapia de solución de problemas es una técnica cognitiva empleada también en el tratamiento del TDAH con el objetivo de mejorar la competencia social y disminuir el malestar psicológico. Por problema o situación problemática entendemos cualquier situación, actividad o tarea que requiere una respuesta adaptativa pero que no dispone en ese momento de ninguna respuesta efectiva. Las soluciones efectivas son aquellas respuestas de afrontamiento que no solo permiten lograr tales objetivos solucionando el problema, sino que también al tiempo maximizan otras consecuencias o beneficios positivos y minimizan otras consecuencias o costes negativos.
   
     En numerosas ocasiones los niños en general y sobre todo los niños con trastorno de déficit de atención fallan en la resolución de problemas diarios, ya sean interpersonales, familiares, etc. Ésto hace que se dificulte el trato diario con éstos niños repercutiendo en las relaciones con los adultos, relaciones sociales con los iguales en el colegio, etc. sintiéndose desplazados e incomprendidos pudiendo llevar a la frustración y acabando en problemas de autoestima.PASOS

1. Definir el problema: Tenemos que ayudar a nuestro hijo/a a identificar cuál es o ha sido el problema que ha provocado esa respuesta que no ha sido productiva. Le ayudaremos a pensar por qué esa respuesta que ha dado ante esa situación no le está ayudando, podemos hacer una lista con pros y contras sobre actuar de determinada forma o no.2. Generar soluciones alternativas: Realizaremos con el niño/a una lluvia de ideas sobre cuáles son las posibles soluciones o respuestas que podemos dar como alternativa a la situación problemática. Es importante que se generen cuantas más ideas mejor, que sean variadas. Si hace falta las apuntaremos en un papel pero sin juzgar qué alternativa será mejor o peor, simplemente queremos tener el máximo posible de ideas.3. Toma de decisiones: En este paso sí valoraremos junto al niño/a que alternativa puede ser la más adecuada para el problema que nos ocupa. Prepararemos un plan para la solución.

4. Puesta en práctica y comprobación de la solución: Una vez que el niño ponga en práctica la solución elegida, valoraremos si se han cumplido o no los objetivos que teníamos. Si el resultado coincide con lo que esperábamos, reforzaremos al niño y haremos que él/ella también se autorrefuerce. Si el resultado no ha sido el esperado intentaremos ver qué ha fallado y propondremos cambios para que funcione correctamente o por el contrario probaremos con otra alternativa de las que hicimos anteriormente.


Imagen

¿Cómo solucionar los problemas?1. ¿ Qué problema o problemas tengo?
2. ¿En qué consiste realmente mi problema?
3. ¿Qué posibles alternativas tengo?
4. ¿Cuál es la mejor solución según mi situación?
5. Pongo en práctica y compruebo el resultado.
6. Me felicito por ello. Si no ha salido, reorganizo y busco otra alternativa.


Luna la Tortuga

     Cuento infantil a modo explicativo para que los pequeños con TDAH entiendan qué les ocurre y cómo afrontarlo.
BIBLIOGRAFÍA Y ENLACES DE INTERÉS– Moreno I. (1995). Hiperactividad. Prevención, evaluación y tratamiento en la infancia. Madrid: Pirámide
– Moreno I. y Servera, M. (2002). Los trastornos por déficit de atención con hiperactividad. Madrid: Pirámide
– http://www.trastornohiperactividad.com/
– http://www.feaadah.org/es/
– http://www.aprendiendocon-tdah.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *