TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA

   El término autismo es un término conocido por muchas personas para designar a niños que parecen “vivir en su propio mundo”. La definición fue empleada por primera vez por Leo Kanner en 1943 para hacer referencia a un trastorno de inicio temprano, afectación profunda en el funcionamiento y desinterés por el mundo externo.     El síndrome de Asperger fue descrito por el médico Hans Asperger en 1944, y consiste en otro tipo de trastorno generalizado del desarrollo que combina características sociales y comportamentales similares a las del autismo, pero con una ausencia de retraso mental en capacidades abstractas, y una ausencia de retraso en el lenguaje a nivel estructural.

En las clasificaciones internacionales de trastornos, tanto el autismo como el síndrome de Asperger se incluyen dentro de una categoría denominada “trastornos generalizados del desarrollo” o TGD. Esta categoría se utilizó por primera vez en los años 80 para describir un conjunto de alteraciones del desarrollo con las siguientes características comunes:

Déficit en múltiples áreas de desarrollo y funcionamiento (social, lingüístico, cognitivo, psicomotor, etcétera).
- Dificultad en la interacción social y la actividad imaginativa.
- Problemas en la comunicación verbal y no verbal.
- Número limitado de actividades e intereses, que tienden a ser repetitivas.

Tanto en el DSM-IV como en la CIE-10  se distinguen los siguientes trastornos dentro de los TGD:


1. Síndrome autista.
2. Síndrome de Rett.
3. Trastorno desintegrativo de la infancia.
4. Síndrome de Asperger.
5. Trastorno generalizado del desarrollo no especificado.

1. Definición de Autismo

Entre las características del síndrome autista destacan las siguientes:1. La aparición del trastorno es siempre temprana (antes de 30/36 meses).

2. Hay alteraciones y problemas en la relación social del niño, que se manifiestan en cuestiones
como:
–  Alteraciones en conductas no verbales (contacto ocular, expresión facial, posturas
corporales, gestos, etcétera).
 – Dificultades para desarrollar relaciones sociales con iguales o adultos.
 – Ausencia de conductas destinadas a la comunicación, como señalar o compartir objetos de interés.
 – Ausencia o falta de reciprocidad emocional.

3. Son frecuentes los problemas cualitativos de la comunicación. Por ejemplo:
 – Ausencia de lenguaje oral, o retraso significativo en la adquisición del mismo.
 – Escasa capacidad para iniciar o mantener una conversación.
 – Empleo estereotipado o repetitivo del lenguaje.
 – Falta de imitación y de juego social.

4. Los niños presentan patrones de conducta o actividad repetitivos y estereotipados: 

– Preocupación excesiva por un tema de interés o por partes de objetos.
- Seguimiento de rutinas y rituales inflexibles e ilógicos.
- Estereotipias motoras repetitivas y conductas de autoestimulación.
- Comportamientos disruptivos (destinados a interrumpir aquello que no les resulta
agradable o interesante).

5. En la mayor parte de los casos, los niños autistas son diagnosticados con retraso mental. Sin embargo, existe una polémica sobre si realmente tienen limitaciones intelectuales, o más bien sus problemas de lenguaje y de interacción les hacen puntuar mal en las pruebas de diagnóstico. En general, se entiende que la categoría de autismo es homogénea y en las clasificaciones internacionales no se distinguen subtipos de autismo.

2. Síndrome de Asperger

Como características principales del síndrome de Asperger podemos destacar las siguientes:1. Falta de empatía.

2. Alteraciones en la interacción social, similares a las del autismo.

3. Pocas habilidades sociales.
 
4. Conversaciones repetitivas y pedantes, con dificultades a nivel pragmático.

5. Pobre comunicación no verbal (gestos, contacto ocular, etcétera).

6. Fijación en determinados temas y rituales compulsivos.

7. Movimientos torpes, poco coordinados y con posturas extrañas.
 
8. No hay deficiencias estructurales en el lenguaje. Formalmente es muy correcto, pero hay problemas en aspectos complejos y en la pragmática: dobles sentidos, lenguaje pedante, formulaciones excesivamente complejas.

9. La inteligencia es normal para aspectos abstractos e incluso muy brillante respecto a ciertas habilidades. Como vemos, el síndrome de Asperger comparte con el trastorno del espectro autista los déficits eninteracción social y los comportamientos extravagantes, pero se diferencia en los aspectos intelectuales y lingüísticos

3. ¿Pueden considerarse trastornos distintos?

     En la actualidad no existe un consenso acerca de si Autismo y síndrome Asperger son trastornos distintos o por el contrario son manifestaciones distintas de un mismo trastorno. A pesar de ser considerados por separado, ambos trastornos se sitúan en el mismo continuo dentro de los trastornos del espectro autista, por lo que cada vez se tiende más a sustituir el término Trastorno Generalizado del Desarrollo por el de Trastornos del Espectro Autista o TEA. 

4. Desarrollo psicológico en Autismo y Asperger

     El desarrollo de los niños con ésta problemática suele estar afectado en diversas áreas, como por ejemplo en la del rendimiento motor, intelectual o social entre otras. Los déficit con los que cuentan los niños que sufren éstos trastornos, suelen diferir de unos a otros, con lo que será difícil encontrar a dos niños que presenten la misma sintomatología y en el mismo grado.Las principales áreas del desarrollo que se ven afectadas son las siguientes:

1. Habilidades de aprendizaje. Los niños con ésta problemática cuentan limitaciones en los prerrequisitos que son necesarios para el aprendizaje.

2. Comportamientos disruptivos. Debido a los problemas que tienen para comunicarse con los demás y a la frustración que eso produce, es frecuente que los niños con autismo y Asperger muestren comportamientos como tirar cosas, gritar, tirarse al suelo, autoagredirse, etc. De esta manera consiguen acabar con situaciones que les resultan aversivas como interactuar con los demás, el colegio, aprender, etcétera.

3. Inteligencia. En muchas ocasiones, los niños con autismo puntúan por debajo del nivel medio de inteligencia. No obstante, muchos autores plantean si realmente estos niños tienen este tipo de déficit, o si las pruebas que se emplean no son las más adecuadas para medir inteligencia en sujetos con múltiples problemas a nivel conductual, de prerrequisitas, de atención, etc.

4. Aspectos psicomotores. Este área de desarrollo puede verse afectada de dos maneras distintas. Primero, algunos niños con autismo muestran un retraso importante en su evolución motora, con una torpeza general, lentitud de movimientos, etc. Y segundo, otros niños pueden mostrar movimientos espasmódicos, tics faciales, excesiva movilidad, etcétera.

5. Comunicación. La comunicación es algo que atrae poderosamente la atención de los niños pequeños; si hablamos a un bebé de pocos meses, es habitual que nos mire e intente efectuar algún tipo de intercambio con nosotros. Sin embargo, los casos de autismo y Asperger se caracterizan por una falta de interés en la comunicación, así como por la ausencia de una intencionalidad en la misma.

6. Lenguaje. Tanto del desarrollo como el uso del lenguaje es uno de los aspectos más afectados en estos trastornos.

 7. Teoría de la mente y toma de perspectiva. Una de las líneas de investigación más interesantes en la actualidad sobre los problemas evolutivos de los niños con autismo y Asperger es la relacionada con la denominada “Teoría de la Mente”. Esta capacidad es la que nos permite atribuir estados mentales (creencias, intenciones, deseos, pretensiones, etc) tanto a nosotros mismos como a otros, entender que las personas tienen creencias, deseos e intenciones que son diferentes de los de uno mismo, y comprender que los estados mentales pueden influir en el comportamiento de los demás; los datos recogidos señalan que su desarrollo se
encuentra severamente afectado en estos niños.

8.  Dificultades de aprendizaje: de manera general, los niños diagnosticados con TEA tienen problemas para el aprendizaje, necesitando mucho más tiempo y correcciones que los niños de su grupo de edad que tienen un desarrollo normalizado.

 9.Afectividad y aspectos sociales: una de las características más habituales en los casos de autismo y Asperger es el escaso interés por el contacto social, siendo niños que incluso con pocos meses no muestran juego con adultos ni una interacción normalizada. Este retraimiento social suele ser severo y afecta el desarrollo de la afectividad y los comportamientos sociales.

10. Rendimiento académico: por supuesto, los niños con TEA tienen un rendimiento académico muy pobre, necesitando una atención específica y muy especializada para avanzar en la adquisición del currículum.

5. Terapias empleadas en la actualidad

a) Sistemas para aumentar la comunicación. 
     Los sistemas alternativos/aumentativos de comunicación (SAAC) son sistemas no verbales de comunicación que se emplean para fomentar, complementar o sustituir el lenguaje oral. Estos sistemas utilizan objetos, fotografías, dibujos, signos, o símbolos (incluidas letras o palabras) apoyándose en sistemas simples o en aparatos productores de sonidos. Aquí ponemos un ejemplo de éste tipo de comunicación no verbal:

http://atendiendonecesidades.blogspot.com.es/2012/11/sistemas-alternativos-de-comunicacion.html

b) Terapia cognitivo- conductual.
La terapia cognitivo- conductual (TCC) es un enfoque psicoterapéutico que combina el papel que desempeñan los pensamientos y las actitudes en las motivaciones y en la conducta, con los principios de modificación de conducta (análisis funcional,refuerzo contingente, extinción, etc.)
En primer lugar, se identifican las distorsiones del pensamiento, las percepciones erróneas, las creencias irracionales, las conductas, emociones y estados fisiológicos no adaptativos; para aplicar después de manera conjunta principios de modificación de conducta y técnicas de reestructuración cognitiva.
c) Psicoterapias expresivas
 En general, estas técnicas se proponen como una terapia que aporta un marco de relación entre el niño y el terapeuta, lo que facilita la expresión de emociones y la apertura de canales de comunicación. Entre otras, destacan la musicoterapia o la utilización psicoterapéutica del arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *